Hotel Social para personas drogodependientes en situación de sinhogarismo

Hotel Social para personas drogodependientes en situación de sinhogarismo

ABD (Asociación Bienestar y Desarrollo)

Hotel Social para personas drogodependientes en situación de sinhogarismo

Daniela y Paola, dos residentes del Hotel Social

Centro residencial temporal de baja exigencia dirigido a personas drogodependientes que pernoctan en la calle. Se trata de un recurso residencial pionero y único en España, que ofrece alojamiento y cobertura de las necesidades básicas, así como un espacio de acompañamiento profesional para poder hacer un consumo de sustancias supervisado.

Se calcula que el 30% de las personas en situación de sinhogarismo de la ciudad de Barcelona son drogodependientes, un hecho que impide su acceso a la red de albergues y alojamientos municipales para personas sin hogar. Además, vivir en la calle implica un estado de enorme incertidumbre y precariedad que dificulta cualquier proceso voluntario de abandono del consumo de sustancias. Por lo tanto, estas personas se encuentran dentro de una rueda de la que es muy difícil salir. Es por eso que el Hotel Social de ABD no exige la abstinencia de las adicciones para entrar en el centro, sino que ofrece un seguimiento individualizado de cada persona drogodependiente sin imponerle ningún compromiso ni punto de partida concreto.

El Hotel Social, que a inicios de 2022 ABD ha sido trasladado a un hotel situado en el barrio Horta-Guinardó de Barcelona que estaba cerrado desde por la caída del turismo provocada por la Covid-19, tiene una capacidad para 50 personas y cuenta con habitaciones individuales, comedor y salas polivalentes, entre las cuales hay una sala abierta por aquellos residentes que necesitan consumir. En la sala hay enfermeras, psicólogos y a veces un médico, así como el material necesario para hacerlo con las máximas garantías higiénicas. Se trata, pues, de un ambiente en el cual profesionales y usuarios establecen relaciones de confianza que facilitan la recuperación y el seguimiento personalizado.

Otro de los aspectos innovadores de este nuevo Hotel Social respecto a otros recursos es que el albergue trabaja con perspectiva de género, dado que el 50% de las plazas están reservadas a mujeres y cuenta con espacios no mixtos y grupos para trabajar las violencias machistas. También tiene espacios para personas con movilidad reducida y plazas para víctimas de violencias machistas.

En definitiva, se trata de un proyecto que trabaja para la inclusión social de personas doblemente excluidas socialmente: sin hogar y drogodependientes.

El Hotel Social abrió durante la pandemia, en el 2020, en una equipación provisional, y desde 2022 cuenta con un edificio definitivo en un antiguo hotel. Después de este año y medio en funcionamiento y habiendo pasado ya 200 residentes, los profesionales del Hotel Social han podido constatar una mejora sustancial del estado emocional y de salud de las personas residentes, una parte de las cuales han hecho un tránsito satisfactorio hacia otros alojamientos más autónomos.

ADB Associació Benestar i Desenvolupament