¿Cómo pueden ayudar los smartphones en el trabajo social?

¿Cómo pueden ayudar los smartphones en el trabajo social?

, ,
¿Cómo pueden ayudar los smartphones en el trabajo social?

Los teléfonos inteligentes pueden ser herramientas de gran utilidad durante las intervenciones, tanto para trabajadores sociales como para las personas que reciben ayuda, con las aplicaciones y medidas de seguridad adecuadas.

No hay ninguna duda de que casi todo el mundo utiliza un smartphone o teléfono inteligente en su día a día. La evolución del panorama digital ha conducido a un uso cada vez más extenso de estos dispositivos para diversas funciones, tanto de la vida profesional como personal, siendo natural que el campo del trabajo social se haya sumado a esta tendencia. La adopción de tecnologías móviles en el trabajo social tiene una doble vertiente: por un lado, adaptarse a las necesidades y preferencias de las personas que necesitan asistencia, que cada vez demandan más servicios online, y, por otra parte, aprovechar los beneficios que aporta la innovación tecnológica en situaciones de vulnerabilidad.

Teléfonos móviles en las intervenciones

Muchas personas consideran que la comunicación a través de teléfonos móviles tiene limitaciones; una de las más relevantes es la falta de contacto y mirada directa con el interlocutor, que puede hacer que se pierdan matices importantes.

Sin embargo, es innegable que el uso de tecnologías móviles también presenta una serie de ventajas, posibilitando la comunicación en casos en los que antes no hubiera sido posible: por ejemplo, a la hora de establecer contacto con personas que viven en áreas rurales o remotas o con personas con problemas de movilidad o sin medios de desplazamiento, o para atender situaciones de emergencia con mayor rapidez.

La agilidad, la comodidad y la inmediatez, en muchos casos, compensan las desventajas, pudiendo resultar muy útiles en algunas situaciones, aunque no puedan sustituir completamente la comunicación cara a cara.

Apps móviles para trabajadores sociales

Algunas aplicaciones, como chats que garanticen la seguridad y confidencialidad de todas las partes, son imprescindibles a la hora de incorporar teléfonos móviles a las intervenciones. Además, existen una serie de apps con funciones específicas que pueden ser herramientas de gran utilidad para los trabajadores y trabajadoras de los servicios sociales. Algunos ejemplos [1]:

  • Savvy Social Worker: esta aplicación reúne los avances en las prácticas del trabajo social y las últimas investigaciones en formato e-reader. La persona usuaria puede seleccionar los canales en los que está interesada, y éstos se actualizan automáticamente con la última información.
  • iGrade: aplicación que permite guardar en el móvil todos los documentos relacionados con sesiones y personas atendidas, que se pueden imprimir o compartir con otros profesionales o con los propios usuarios por correo electrónico.
  • Reconnect Pro: aplicación de trabajo para profesionales sociales, que les ofrece toda la información que necesitan para apoyar a las personas usuarias: consultar su historial, actualizar su situación, grabar informes de reuniones, programar recordatorios para próximos eventos, encontrar documentos y contactos útiles, etc. También permite comunicar a los miembros de un equipo la evolución de la situación de una persona atendida.
  • Suicide Safety: aplicación que permite localizar a personas con alto riesgo de suicidio, iniciar conversaciones e identificar las opciones de tratamiento e intervención más viables.
  • KnowBullying: esta app está pensada para facilitar la comunicación con niños y niñas que sufren bullying, a fin de establecer confianza con ellos y ayudarles a prevenir y afrontar las situaciones de abuso escolar. La aplicación ofrece formas de iniciar una conversación, estrategias de prevención, señales de alarma y una sección para educadores.

Apps móviles para personas en situaciones de vulnerabilidad

Existe también una diversidad de aplicaciones disponibles para personas en diferentes situaciones de riesgo que los trabajadores sociales pueden recomendar:

  • Refugee Aid, FIN(DA)WAY y MigApp: apps que ofrecen información clave para que las personas migrantes y refugiadas que llegan a Europa puedan identificar los servicios y su localización, facilitando su proceso, entre otras funciones.
  • NIDUS: paquete de herramientas digitales, accesibles desde móviles y ordenadores, que ofrece soporte y acompañamiento a las personas sin hogar en su proceso de reinserción. También incluye una caja fuerte digital para la conservación segura de documentos en la nube.
  • TripApp: esta aplicación recoge información de una amplia red europea de laboratorios de análisis de drogas con el fin de alertar a los usuarios sobre la presencia de drogas peligrosas o adulteradas, a fin de reducir algunos de los daños más graves vinculados al consumo de drogas.
  • TapTapSee: app dirigida a personas ciegas o con visibilidad reducida, que cuenta con reconocimiento de imagen con el fin de ofrecer una descripción de lo que el usuario fotografía. [2]
  • CalmCounter: aplicación de gestión emocional para personas neurodivergentes, con autismo o problemas de gestión de la ira, que tiene el objetivo de ayudar a mejorar el autocontrol con estrategias sencillas. [3]
  • MY3: esta app está pensada para personas con ideación y conductas suicidas, y tiene la función de añadir a tres personas de confianza para definir una red cercana y un plan de seguridad en momentos de crisis. [4]
  • mDad (Mobile Device Assisted Dad): una aplicación para smartphone que tiene como objetivo mejorar la implicación y los conocimientos educativos de los padres que tienen dificultades en este aspecto, ayudándoles a mejorar la relación con hijos e hijas. [5]

También existen muchas otras apps que se puede considerar introducir en las sesiones y alentar a las personas a utilizarlas en su día a día: por ejemplo, aplicaciones para ayudar a niños y niñas con problemas de aprendizaje, ya que en algunos casos pueden sentirse más cómodos comunicándose con una app móvil que con un profesional adulto con el que todavía no han establecido confianza.

Consejos para la intervención social a través de smartphones

Es importante que, al utilizar teléfonos móviles u otras tecnologías en las intervenciones, los trabajadores y trabajadoras sociales informen a las personas asistidas de los riesgos y beneficios de su uso, a fin de recibir su consentimiento informado antes de proceder. Estos son los principales aspectos a tener en cuenta [6]:

  • Evaluar la situación de la persona y su nivel de habilidad en el uso de smartphones
  • Prestar atención a sus necesidades y dificultades únicas, para adaptar el uso de estas tecnologías
  • Informar a la persona sobre la importancia de la confidencialidad y enseñarle cómo hacer un uso seguro de las aplicaciones, recordándole que es necesario asegurar la privacidad del entorno mientras se utilicen para la comunicación.
  • Separar las comunicaciones personales y profesionales, idealmente utilizando distintos dispositivos o, como mínimo, diferentes cuentas y espacios de almacenamiento.

Referencias

[1] 15 Crucial Tools for Social Workers. Social Work Degree Center. Disponible en: https://www.socialworkdegreecenter.com/study/15-crucial-tools-for-social-workers/

[2] Reconocimiento de objetos en tus fotos – TapTapSee. Accesibles. Disponible en: https://www.accesibles.org/reconocimiento-de-objetos-en-tus-fotos-taptapsee/ 

[3] Calm Counter. Una aplicación para el autocontrol emocional. Aulautista. Disponible en: https://aulautista.com/2012/02/02/calm-counter-una-aplicacion-para-el-autocontrol-emocional/

[4] App de prevención de conducta suïcida. Papageno. Disponible en: http://papageno.es/personas-ideas-suicidas/app-de-prevencion-de-conducta-suicida

[5] Using Technology in Social Work Practice: The mDad (Mobile Device Assisted Dad) Case Study. Deepblue. Disponible en:  https://deepblue.lib.umich.edu/bitstream/handle/2027.42/115875/2015_Lee_and_Walsh_Using_Technology_in_Social_Work.pdf?sequence=1&isAllowed=y

[6] Standards for Technology in Social Work Practice. Social Workers. Disponible en: https://www.socialworkers.org/Practice/NASW-Practice-Standards-Guidelines/Standards-for-Technology-in-Social-Work-Practice

Actualitat

52 profesionales del Grupo Àuria y de 5 ABSS de Girona en el curso “Del ACP al Apoyo Auto-dirigido”

52 profesionales del Grupo Àuria y de 5 ABSS de Girona en el curso “Del ACP al Apoyo Auto-dirigido”

Un total de 25 profesionales de Servicios Sociales de la Vegueria de Girona están siguiendo desde el 23 de septiembre una nueva edición del curso de formación “De la Atención Centrada en la Persona al Self-directed Support” de la Fundación iSocial.
El Grupo Alba se convierte en la decimocuarta entidad miembro de iSocial

El Grupo Alba se convierte en la decimocuarta entidad miembro de iSocial

El Grupo Alba ha aprobado este mes de septiembre su adhesión a la Fundación iSocial como entidad socia-colaboradora.
¿Cómo pueden ayudar los smartphones en el trabajo social?

¿Cómo pueden ayudar los smartphones en el trabajo social?

Els telèfons intel·ligents poden ser eines de gran utilitat durant les intervencions, tant per als treballadors socials com per a les persones que reben ajuda, amb les aplicacions i mesures de seguretat adequades.
Usos del machine learning en los servicios sociales

Usos del machine learning en los servicios sociales

El ‘machine learning’ ha empezado a implementarse en diversos ámbitos de los servicios sociales, como la detección del riesgo de exclusión social, del maltrato infantil o del riesgo de suicidio, o el soporte en el diagnóstico social de respuestas y de asignación de recursos. ¿Cómo funciona?

Usos del machine learning en los servicios sociales

Usos del machine learning en los servicios sociales

, ,
Usos del machine learning en los servicios sociales

El ‘machine learning’ ha empezado a implementarse en diversos ámbitos de los servicios sociales, como la detección del riesgo de exclusión social, del maltrato infantil o del riesgo de suicidio, o el soporte en el diagnóstico social de respuestas y de asignación de recursos. ¿Cómo funciona?

El machine learning o aprendizaje automático es una rama de la inteligencia artificial que permite que las máquinas aprendan mediante el análisis de datos, sin ser específicamente programadas. Esto permite que los sistemas sean capaces de identificar patrones y realizar predicciones o recomendaciones a través de algoritmos.

Esta tecnología está presente en diversos ámbitos de nuestro día a día, como en algunas de las plataformas de streaming más populares para sugerir contenido de interés, o en los sistemas internos de los bancos para detectar fraudes o movimientos irregulares. De la misma forma, es cada vez más frecuente que esta herramienta se adapte a otros ámbitos, como el entorno sanitario y los servicios sociales, aunque todavía no se ha alcanzado un consenso en su uso debido al tratamiento de datos personales y otros retos que plantea.

En los servicios sociales existen ya varios ejemplos en los que esta tecnología se está utilizando, en vista de los beneficios que se han observado en varios estudios realizados.

Detección y prevención de la exclusión social

PACT

Más de 120 millones de personas en la UE sufren riesgo de exclusión. La lucha contra la exclusión social es uno de los ejes a abordar a nivel social. Los modelos de predicción están ya muy extendidos en los ámbitos de la salud y en las compañías de seguros, pero su uso para la detección precoz de exclusión social todavía no se utiliza tanto en el sector social. En este sentido, los servicios sociales de la Junta de Castilla y León y la Universidad Politécnica de Madrid elaboraron en el marco del proyecto PACT una herramienta que utiliza el machine learning en la predicción de la exclusión en los servicios sociales, puesto que la detección precoz significa un mejor pronóstico para la persona. Según el documento de investigación de esa misma universidad, en las predicciones más conservadoras, el machine learning tiene una precisión de aproximadamente un 90% en la detección de ciudadanos que pueden estar en riesgo de exclusión. La aplicación está disponible online y, además, los trabajadores sociales pueden consultar los datos desde sus smartphones. [1]

Detección de desamparo y maltrato infantil

API

Uno de los ejemplos destacados es el uso de algoritmos para detectar y prevenir casos de desamparo y maltrato infantil es API, un sistema de soporte de análisis de free-text data que ha dado buenos resultados en la identificación de casos de maltrato infantil. Este sistema se evaluó en un estudio de 4 años en los Países Bajos, analizando durante este período una gran cantidad de datos detallados de los niños de la región. Este algoritmo se basa en varios índices que, a pesar de no ser diagnósticos de situaciones de abuso en sí mismos, sí son muy útiles al ofrecer una guía a los trabajadores sociales y señalar los posibles casos de maltrato para realizar una evaluación holística de la situación, ayudando a decidir los tipos de intervenciones más adecuadas. [2] 

AFST

Otro ejemplo destacado es el Allegheny Family Screening Tool (AFST), sistema de Big Data de Pennsylvania (EE.UU.) que proporciona una evaluación objetiva de las situaciones de riesgo en la infancia. Este algoritmo ayuda a los servicios sociales en la detección y toma de decisiones para la activación de protocolos de intervención social en situaciones de riesgo de la infancia. En este sistema, cuando los trabajadores sociales reciben aviso de una situación de posible desamparo, el algoritmo calcula el índice de riesgo del caso para orientar a los profesionales sobre el tipo de actuación más adecuada, mediante el análisis de más de 100 parámetros.

Prevención del suicidio

Crisis text line

El uso del machine learning también se ha incorporado a los servicios sociales en el campo de la prevención del suicidio, Reino Unido, Irlanda, Canadá y EE.UU. Una línea de atención de emergencia por vía de mensajería utiliza esta tecnología para detectar a las personas en peligro inminente de suicidio desde las primeras conversaciones. El algoritmo cuenta con una amplia red neural que posiciona como emergencia aquellas conversaciones con patrones de alto riesgo para que la persona pueda recibir intervención en menos de 5 minutos. Esto ha facilitado que se salven más vidas. [3]

Apoyo en el diagnóstico social

DPR

Las profesionales de servicios sociales de atención primaria de la ciudad de Barcelona utilizan desde hace poco tiempo la herramienta DPR (Demandas, Problemas, Recursos) para recibir soporte en el momento de diagnosticar respuestas y asignar recursos. Se trata de una herramienta que analiza los casos y recomienda la respuesta a dar a las personas atendidas. La profesional que atiende una visita, tras transcribir en el ordenador sus anotaciones sobre lo más importante de la persona entrevistada, pulsando un botón obtiene en pocos segundos del sistema DPR una recomendación sobre la respuesta a dar o sobre la actuación a emprender. Este sistema “inteligente” permite a las profesionales sociales responder con mayor rapidez, seguridad y objetividad a las personas usuarias, y a las personas usuarias recibir un diagnóstico claro y con una alta fiabilidad de acierto. Esta herramienta ha sido entrenada mediante técnicas de machine learning a partir de los datos de 300.000 entrevistas realizadas por los servicios sociales del Ayuntamiento de Barcelona durante los años anteriores. Es, pues, una herramienta de “inteligencia colectiva”, que no sustituye a las decisiones de las profesionales sociales, sino que les ofrece una orientación basada en la experiencia colectiva de años anteriores y deja a sus manos la decisión final sobre la respuesta a dar en cada caso o situación.

Consideraciones en el análisis de datos predictivo en los servicios sociales

Durante los últimos años, algunas autoridades locales han empezado a implementar sistemas algorítmicos de soporte en la toma de decisiones para las intervenciones sociales. En respuesta a las preocupaciones surgidas de esta práctica, se ha hablado sobre un conjunto de consideraciones y consejos a tener en cuenta [4]:

  • Es necesario realizar análisis exhaustivos en contexto para lograr un entendimiento completo de las razones para implementar sistemas algorítmicos de toma de decisiones y sus efectos en cada servicio específico.
  • La investigación debe contar con los usuarios y los grupos vulnerables de una manera relevante, para entender sus perspectivas sobre los sistemas y cómo afectan a su relación con los servicios.
  • El proceso de implementación de servicios guiados por análisis de datos debería pertenecer a los profesionales que ofrecen los servicios y suponer un verdadero soporte para su práctica.
  • Aunque el análisis predictivo es el uso más noticiable de análisis de datos, no es el único. Hay otras aplicaciones que ya existen o que podrían producirse, de las que habría que estudiar sus funciones y efectos sociales.

Referencias

[1] Predicting the risk of suffering chronic social exclusion with machine learning. Universidad Politécnica de Madrid. Disponible en: https://oa.upm.es/50337/1/INVE_MEM_2017_273924.pdf

[2] Using text mining and machine learning for detection of child abuse. Research Gate. Disponible en: https://www.researchgate.net/publication/310122377_Using_text_mining_and_machine_learning_for_detection_of_child_abuse

[3] Detecting Crisis: An AI Solution. Crisis Text Line. Disponible en: https://www.crisistextline.org/blog/2018/03/28/detecting-crisis-an-ai-solution/

[4] Algorithmic decision-making and predictive analytics in children’s social care. Ada Lovelace Institute. Disponible en: https://www.adalovelaceinstitute.org/event/algorithmic-decision-making-and-predictive-analytics-in-childrens-social-care/

Actualitat

52 profesionales del Grupo Àuria y de 5 ABSS de Girona en el curso “Del ACP al Apoyo Auto-dirigido”

52 profesionales del Grupo Àuria y de 5 ABSS de Girona en el curso “Del ACP al Apoyo Auto-dirigido”

Un total de 25 profesionales de Servicios Sociales de la Vegueria de Girona están siguiendo desde el 23 de septiembre una nueva edición del curso de formación “De la Atención Centrada en la Persona al Self-directed Support” de la Fundación iSocial.
El Grupo Alba se convierte en la decimocuarta entidad miembro de iSocial

El Grupo Alba se convierte en la decimocuarta entidad miembro de iSocial

El Grupo Alba ha aprobado este mes de septiembre su adhesión a la Fundación iSocial como entidad socia-colaboradora.
¿Cómo pueden ayudar los smartphones en el trabajo social?

¿Cómo pueden ayudar los smartphones en el trabajo social?

Els telèfons intel·ligents poden ser eines de gran utilitat durant les intervencions, tant per als treballadors socials com per a les persones que reben ajuda, amb les aplicacions i mesures de seguretat adequades.
Usos del machine learning en los servicios sociales

Usos del machine learning en los servicios sociales

El ‘machine learning’ ha empezado a implementarse en diversos ámbitos de los servicios sociales, como la detección del riesgo de exclusión social, del maltrato infantil o del riesgo de suicidio, o el soporte en el diagnóstico social de respuestas y de asignación de recursos. ¿Cómo funciona?

Redes sociales: ¿cómo pueden ayudar en la intervención social?

Redes sociales: ¿cómo pueden ayudar en la intervención social?

, ,
Redes sociales: ¿cómo pueden ayudar en la intervención social?

Las redes sociales forman parte del día a día de muchas personas, también de los trabajadores sociales y usuarios de los servicios sociales. ¿Cómo utilizar éticamente como herramientas de intervención social?

La expansión del uso de Internet y de las redes sociales ha tenido un impacto muy significativo en todos los aspectos vitales. Estas herramientas permiten comunicarse con personas de todo el mundo y acceder a todo tipo de información de forma rápida y sencilla, cambiando así radicalmente el día a día de las personas. Pero, más allá de los cambios generales, ¿cómo han impactado las redes en el sector de los servicios sociales?

En muchos casos, la comunicación inmediata facilitada por los chats integrados en estas plataformas ha mejorado el contacto entre trabajadores sociales y usuarios, haciéndolo más ágil y asequible, por los costes que se ahorran en tiempo y transporte.

Además, los trabajadores sociales pueden llegar a más personas abriendo sus propias páginas en las redes sociales y actualizándolas con contenidos relevantes para el público. Esta ventaja también funciona a la inversa: las personas que necesitan ayuda pueden buscar fácilmente perfiles de trabajadores sociales adecuados a sus necesidades mediante estas plataformas.

Cómo hacer un buen uso de las redes sociales como trabajador social

El aspecto del uso de redes que más preocupa a los trabajadores sociales es la falta de regulación y cuestiones éticas relacionadas con la confidencialidad y la privacidad. Actualmente, la mayoría de las redes sociales distinguen entre perfiles personales y perfiles profesionales, y cada uno de ellos puede requerir procedimientos distintos. Sin embargo, los dos tipos de perfiles dan espacio a debate en cuanto a la interacción con los usuarios.

Por ejemplo, un perfil personal debería mantenerse totalmente separado de la vida profesional y escondido de los usuarios; mientras que una página profesional puede permitir que los usuarios la sigan a fin de ver información interesante.

En cualquier caso, si se utilizan redes sociales, se recomienda seguir algunos consejos para proteger la privacidad y la naturaleza profesional de la relación con los usuarios:

  • No aceptar ni enviar solicitudes de amistad a usuarios.
  • No realizar publicaciones con información relacionada con casos de usuarios, compañeros o aspectos del trabajo.
  • Hacer uso de la configuración de privacidad y ubicación para esconder información personal.
  • No buscar perfiles de usuarios de los servicios en las redes sociales por curiosidad; hacerlo sólo cuando está socialmente indicado por los estándares de la profesión y cuando esté justificado para ayudarle. Es necesario considerar cómo esta decisión puede influenciar la relación profesional con el usuario.
  • Tener una política de uso de redes claramente descrita para evitar malentendidos con usuarios y compañeros. Hay que ser coherente con estas políticas y evitar realizar excepciones, ya que pueden afectar a la credibilidad.
  • Vigilar con el uso de móviles y videollamadas, ya que las caras pueden ser visibles por las personas de alrededor. Además, los chats estándar no siempre son seguros para compartir cierta información.

Usos de las redes sociales en la intervención social

Es muy frecuente que los trabajadores sociales utilicen las redes para actividades como el networking, la promoción de sus servicios o incluso para realizar recaudaciones. Sin embargo, para algunos, su presencia en redes sociales comienza a ser también una parte de las intervenciones con usuarios en casos particulares.

Por ejemplo, si la persona a la que se está ayudando es un niño o adolescente que hace uso de las redes, y esta persona desaparece, éstas pueden ayudar a establecer contacto. En todo caso, es necesario utilizar el sentido común e intentar establecer con la persona en qué términos se hará uso de la conexión por redes, de forma que no se transgreda la privacidad.

Por otro lado, el conocimiento inmersivo de las redes sociales puede ayudar a los trabajadores sociales a detectar situaciones peligrosas como el grooming, para realizar las intervenciones necesarias y proteger al menor.

Hay algunos problemas en particular en los que las redes sociales han demostrado tener una gran utilidad como medio de intervención social:

Trabajo grupal con personas en situación de desempleo

La pérdida de los vínculos sociales y de la capacidad asociativa es un claro predictor de exclusión social. Varios estudios han puesto de relieve el efecto positivo en servicios sociales de la realización de dinámicas de grupo a través de Facebook en la mejora de la autoestima, el sentido mutuo de identificación, el apoyo mutuo o el reconocimiento y la capacidad de establecer vínculos y proyectos con los demás.

Es el caso por ejemplo de un grupo de 445 personas en paro que eran usuarias de los servicios sociales. Manifestaban dificultades para afrontar su situación de paro, carencia de vínculos con otras personas que las pudieran ayudar, y desconfianza hacia las instituciones públicas y los servicios sociales, aunque eran usuarias. Pero tenían Facebook.

El equipo de servicios sociales tomó nota de su presencia en Facebook y utilizó esta red social para fortalecer, a través de dinámicas grupales, las habilidades sociales y la capacidad asociativa, de empoderamiento personal y de ayuda mutua de todas estas personas.

¿Qué ocurrió? Los participantes establecieron un total de 2.129 interacciones de este tipo durante un año (2018) en forma de posts, likes y comentarios, que permitieron generar 8 comunidades de ayuda mutua en función de necesidades compartidas. Y posteriormente estas relaciones online fueron trasladadas al ámbito offline con encuentros presenciales. La interacción en los grupos reforzó en cada usuario el interés por los demás miembros del grupo, superando uno de los problemas habituales en la atención individual: conseguir que los usuarios dejen de hablar sólo de sí mismos.

La identificación con el grupo generó en estas personas una mayor autoestima, especialmente en las que llevaban mucho tiempo sin trabajo, a las menos cualificadas ya las de mayor edad. Y esto tuvo consecuencias incluso en su aspecto físico: personas con aspecto descuidado, empezaron a vestirse mejor y cuidar más la higiene personal. Los participantes aprendieron a expresar comentarios útiles, a apoyar, compartir el tiempo de forma responsable y explorar diferencias y puntos en común, tanto en el contexto online como offline. Y como consecuencia del éxito de esta dinámica grupal en Facebook, los usuarios empezaron a pedir más talleres e incluso solicitaron más tiempo para poder disponer del espacio y de los ordenadores, con el objetivo de mejorar su empleabilidad e inclusión social.

Los jóvenes recluidos o Hikikomori

Los jóvenes “escondidos” que apenas salen de su hogar sufren un grave riesgo de exclusión socioeconómica. Se trata de un fenómeno creciente en todo el mundo, pero especialmente en Japón y China. Un estudio realizado en Hong Kong, donde el porcentaje de jóvenes recluidos está creciendo a niveles alarmantes, analiza cómo las redes sociales son un recurso favorable a la hora de alcanzar a este grupo de la población.

Algunos casos documentados explican cómo estos jóvenes encontraron información de interés y programas adecuados a sus problemas psicosociales mediante las redes sociales. Además, la presencia online de los trabajadores sociales les parecía más accesible, facilitando que se pusieran en contacto.

Otras personas entrevistadas para el estudio explicaban que el uso de redes sociales en las intervenciones, al ser un entorno familiar y cómodo para ellos, les ayudaba a hablar más abiertamente de temas delicados, como la ideación suicida. Además, podían utilizar recursos como WhatsApp para enviar mensajes al trabajador social para tantearlo y ver si tenía disponibilidad para una conversación de mayor profundidad, de forma menos invasiva.

En Hong Kong, donde el uso de redes sociales no tiene las mismas regulaciones que en otras partes del mundo, los trabajadores sociales que tenían acceso a los perfiles de las personas a las que asistían afirmaban que podían ayudarse de éstos para detectar momentos de crisis.

Como inconveniente, un participante del estudio remarcaba la falta de comunicación completa a través de las redes, que omite el lenguaje no verbal, y hacía que algunas personas se sintieran inseguras a la hora de interpretar las emociones del trabajador social; dudando, por ejemplo, si la otra persona estaba contenta o sólo lo fingía. Otro participante afirmaba que la comunicación online dio pie a algún malentendido.

Protección de la infancia y personas desaparecidas

Algunos trabajadores sociales defienden que el uso de las redes sociales puede ayudar a encontrar evidencia de situaciones que requieren intervención. Por ejemplo, se ha documentado un caso en el que un trabajador social vio, a través de Facebook, una fotografía de un padre con su hijo; un hombre al que se le había prohibido el contacto con el menor.

Otro caso narra la experiencia de un proceso de adopción, en el que no se dio notificación a la madre biológica, argumentando que no se la había localizado por medios tradicionales. Esta situación se resolvió haciendo una búsqueda simple a través de Facebook, que permitió establecer contacto con ella fácilmente.

Además, las redes sociales también han sido de ayuda a la hora de localizar a personas desaparecidas o familiares separados, así como para identificar situaciones de riesgo, como maltrato o abuso de sustancias.

Sin embargo, estas funciones plantean un debate en torno a las implicaciones éticas: mientras algunos trabajadores sociales no se sienten cómodos con estas prácticas, otros defienden su uso con ciertas condiciones; como ser transparente con el hecho de que se utilizan las redes sociales en el seguimiento.

Los desastres naturales

En casos de desastres naturales, la conexión global que facilitan las redes ha permitido a los trabajadores sociales, familias y órganos de gobierno discernir información clave. Estas plataformas han jugado un papel esencial en la respuesta a las situaciones de desastre, que los trabajadores sociales han utilizado para informar y educar sobre el tema. Además, los profesionales del sector a menudo utilizan estas plataformas para reunir a familias que se habían separado a causa de los desastres, y para encontrar donantes y voluntarios durante las crisis.

Referencias

[1] How the Internet Is Impacting Social Work. Giving Compass. Disponible en: https://givingcompass.org/article/how-the-internet-is-impacting-social-work

[2] Social Media and Social Work: A Question of Ethics. Social Work Licensure. Disponible en: https://socialworklicensure.org/articles/social-media-social-work/

[3] 10 Tips for Social Workers using Social Media and Technology. Starshipcare. Disponible en: https://www.starshipcare.com/wp-content/uploads/2020/03/10-Tips-for-Social-Workers-using-Social-Media-and-Technology.pdf

[4] Why and how social workers should use social media. Community Care. Disponible en: https://www.communitycare.co.uk/2017/10/10/social-workers-use-social-media/

[5] Utilizing social media for social work: insights from clients in online youth services. Tandfonline. Disponible en: https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/02650533.2018.1504286

[6] What’s on your mind? Social media and child protection – an ethical challenge. Strengthen in practice. Disponible en: https://www.strengtheningpractice.co.uk/social-media-and-child-protection/

[7] Social Media has helped Families, Social Workers, and the Government in Discerning Information during Calamities. Groupies Online. Disponible en: https://groupiesonline.wordpress.com/home/

[8] Building relationships on social networking sites from a social work approach. Disponible en: https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/02650533.2019.1608429?journalCode=cjsw20

Actualitat

52 profesionales del Grupo Àuria y de 5 ABSS de Girona en el curso “Del ACP al Apoyo Auto-dirigido”

52 profesionales del Grupo Àuria y de 5 ABSS de Girona en el curso “Del ACP al Apoyo Auto-dirigido”

Un total de 25 profesionales de Servicios Sociales de la Vegueria de Girona están siguiendo desde el 23 de septiembre una nueva edición del curso de formación “De la Atención Centrada en la Persona al Self-directed Support” de la Fundación iSocial.
El Grupo Alba se convierte en la decimocuarta entidad miembro de iSocial

El Grupo Alba se convierte en la decimocuarta entidad miembro de iSocial

El Grupo Alba ha aprobado este mes de septiembre su adhesión a la Fundación iSocial como entidad socia-colaboradora.
¿Cómo pueden ayudar los smartphones en el trabajo social?

¿Cómo pueden ayudar los smartphones en el trabajo social?

Els telèfons intel·ligents poden ser eines de gran utilitat durant les intervencions, tant per als treballadors socials com per a les persones que reben ajuda, amb les aplicacions i mesures de seguretat adequades.
Usos del machine learning en los servicios sociales

Usos del machine learning en los servicios sociales

El ‘machine learning’ ha empezado a implementarse en diversos ámbitos de los servicios sociales, como la detección del riesgo de exclusión social, del maltrato infantil o del riesgo de suicidio, o el soporte en el diagnóstico social de respuestas y de asignación de recursos. ¿Cómo funciona?

Acción preventiva contra el desamparo y el maltrato infantil

Acción preventiva contra el desamparo y el maltrato infantil

Acción preventiva contra el desamparo y el maltrato infantil

AFST (Allegheny Family Screening Tool) de Pennsylvania-EE.UU., y PIPPI (Programa de Intervención Para la Prevención de la Institucionalización) de Italia.

Realizado 14 de junio 2022

Las presentaciones se realizaron en inglés, con traducción simultánea inglés-español

De acuerdo con el objetivo de la Convención sobre los Derechos de la Infancia de desarrollar medidas que garanticen el interés superior de los menores, las instituciones públicas de muchos países, en colaboración con ONG y grupos de investigación académicos, han diseñado y desplegado desde finales del siglo XX todo tipo de programas preventivos y de intervención para proteger los derechos de la infancia en contextos familiares de alta vulnerabilidad.

Los programas más avanzados han puesto el foco en la detección precoz y la acción preventiva de las situaciones de desamparo o maltrato, para así reducir la institucionalización de los menores y prevenir que los niños deban ser retirados de su núcleo familiar.

En este Innobreak presentamos dos experiencias pioneras en este campo, de EEUU y de Italia.

  • AFST (Allegheny Family Screening Tool) de Pennsylvania, EEUU, un algoritmo basado en el análisis big data y la inteligencia artificial que proporciona a los profesionales de servicios sociales una evaluación objetiva de las situaciones de riesgo de desamparo infantil, ayudando a así en la detección de casos y en la toma de decisiones para activar los protocolos preventivos y de intervención social. El algoritmo calcula el índice de riesgo analizando más de cien parámetros y permite una gran precisión en la detección de casos. Sin embargo, mientras que algunos estudios realizados afirman que es una herramienta de detección menos sesgada que la evaluación humana, otros estudios han advertido sobre posibles sesgos.
  • PIPPI (Programa de Intervención Para la Prevención de la Institucionalización) de Italia, un programa de intervención intensiva y multidisciplinar en familias vulnerables extendido hoy en todo el país que, además de ofrecer una herramienta para la evaluación y valoración de casos, articula un conjunto de acciones combinadas en relación con las necesidades de los niños: atención domiciliaria intensiva, actividades grupales con otros padres y madres, acompañamiento por parte de familias voluntarias, y trabajo conjunto con los maestros y trabajadores sociales de las escuelas y los servicios sociales. El informe de evaluación de la séptima edición del programa 2018-2020 ha aportado evidencias de los buenos resultados obtenidos en lo que respecta a la reducción del número de niños retirados de sus familias.

Ponentes:

  • Julia Reuben y Rhema Vaithianathan, AFST (Allegheny County, EEUU)
  • Marco Ius, PIPPI (Universidad de Trieste, Italia)

Con el apoyo de

Generalitat de Catalunya Departament de Drets Socials

Innobreaks

Acción preventiva contra el desamparo y el maltrato infantil

Acción preventiva contra el desamparo y el maltrato infantil

AFST – Allegheny Family Screening Tool (EE.UU.) y PIPPI – Programa de Intervención Para la Prevención de la Institucionalización (Italia) – Realizado el 14/06/2022
Soluciones 4.0 que empoderan y facilitan la autonomía personal

Soluciones 4.0 que empoderan y facilitan la autonomía personal

APP&TOWN COMPAGNON (España, Canadá) y REHAB-LAB (Francia) Realizado el 06/04/2022
Herramientas TIC para combatir la soledad de las personas mayores

Herramientas TIC para combatir la soledad de las personas mayores

TEKNOADINEKO (Euskadi) y ELDCARE (Cataluña) – Realizado el 08/02/2022
Servicios en línea de apoyo psico-social entre iguales

Servicios en línea de apoyo psico-social entre iguales

CIRCLES (San Francisco, EEUU) y IPSO (Konstanz, Alemania) – Realizado el 14/12/2021

Recursos innovadores para personas refugiadas e inmigradas

Recursos innovadores para personas refugiadas e inmigradas

, ,
Recursos innovadores para personas refugiadas e inmigradas

Las personas que migran a otro país deben afrontar muchos retos en los procesos de integración. En Europa, a raíz de la crisis ucraniana se han puesto en marcha cambios rápidos en las políticas de acogida, así como nuevas iniciativas para ofrecer apoyo a los recién llegados.

La crisis ucraniana ha forzado el desplazamiento de millones de personas en cuestión de semanas. Esta situación ha hecho resurgir en Europa las problemáticas de las políticas de acogida que llevan tiempo arrastrándose y, al mismo tiempo, ha incentivado la activación de iniciativas y cambios para dar una respuesta más eficiente a las necesidades de las personas refugiadas.

A pesar de que muchas de las personas que se habían refugiado en otros países ya han vuelto a zonas de Ucrania que ahora se consideran más seguras, las medidas de integración siguen en evolución para garantizar que aquellas que siguen viviendo en otros países no se encuentren desamparadas y reciban la asistencia necesaria.

El sector de los servicios sociales está desempeñando un papel clave en la activación de las medidas de integración. La carencia de recursos en salud médica, salud mental y formación, por ejemplo, ha sido una de las grandes preocupaciones a la hora de ofrecer atención a las personas desplazadas.

Las medidas que se han incorporado en situación de emergencia, más allá de la crisis ucraniana, pueden verse como una oportunidad para abordar las carencias de los sistemas europeos de acogida actuales, y para aplicar mejoras que también puedan trasladarse a otros lugares del planeta. Más aún teniendo en cuenta que muchas personas refugiadas e inmigradas se encuentran con retos añadidos para integrarse, como la discriminación étnica y racial.

Varias iniciativas innovadoras surgidas recientemente pueden servir como modelo e inspiración a la hora de desarrollar nuevas herramientas de acogida, tanto al servicio de las personas migradas y refugiadas como de los trabajadores sociales que las atienden. Éstas son algunas de ellas:

Chatbot finlandés diseñado con la participación de personas inmigradas

A menudo, los portales de información dirigidos a inmigrantes y refugiados resultan confusos y agotadores. Los chatbots multilingües son una alternativa eficiente, ya que son fáciles de utilizar para cualquier persona y pueden ser de gran ayuda a la hora de buscar información clave.

Con esto en mente, la Universidad Aalto de Espoo, en Finlandia, ha desarrollado el primer chatbot que se ha diseñado conjuntamente con personas inmigradas y refugiadas, para entender sus necesidades y preocupaciones y ofrecerles un apoyo más humanizado por medio del avatar Eike. [1]

Asistente monetario polivalente para refugiados ucranianos en Polonia

El programa piloto ‘the Multi-Purpose Cash Assistance for Ukranian Refugees in Poland’ (MPCA), surgido durante la crisis ucraniana, ha ayudado a más de 730 familias y 1800 individuos durante las dos primeras semanas desde su llegada al país, proporcionándoles tarjetas con dinero en la moneda polaca, en colaboración con las autoridades locales. Este sistema ha permitido ayudar a las familias a pagar alquileres, comida, ropa, clases de polaco o lo que considerasen más urgente y adecuado para resolver su situación. [2]

Programa para la integración laboral de inmigrantes en Suecia

El programa Fast Track (Snabbspår) acoge cada vez a más personas migradas para ayudarlas en su proceso de integración laboral. Este programa sueco ofrece asistencia a la llegada de las personas al país, incluyendo formación en la lengua enfocada en el área profesional, evaluación de las habilidades y experiencia, guía vocacional y ayuda para encontrar el trabajo más adecuado.

Además, para que la integración laboral de las personas que acaban de llegar al país sea más rápida, el programa se centra en las industrias en las que existe escasez de trabajadores. [3]

Plataforma digital de UNICEF para proteger a los niños en crisis migratorias

La plataforma de software de código abierto Primero ayuda a los servicios sociales y a los trabajadores humanitarios y de desarrollo a gestionar los datos relacionados con la protección de la infancia en situaciones de crisis migratorias y humanitarias. Ofrece un conjunto de herramientas que facilitan la gestión de casos, el seguimiento de incidentes, el rastreo de niños migrantes y la reunificación familiar. [4]

Servicio internacional que ayuda a los refugiados a encontrar vivienda

Refugees Welcome International, plataforma online que ayuda a los refugiados a encontrar vivienda en un alojamiento privado, compartiendo así piso con otra persona dentro del país de destino. De esta forma, los refugiados pueden vivir en un alojamiento sólido, aprender el idioma más rápidamente y adaptarse a un nuevo entorno más fácilmente, a la vez que los ciudadanos del país de acogida pueden conocer una cultura diferente y ayudar a una persona en una situación difícil. Está disponible en muchos países: España, Alemania, Grecia, República Checa, Austria, Portugal, Suecia, Países Bajos, Polonia, Italia, Rumania, Francia, Irlanda. [5]

Aplicaciones móviles para asistir a personas inmigradas y refugiadas

En los últimos años se han desarrollado diversas aplicaciones destinadas a guiar y asistir a las personas que migran a otros países para afrontar en mejores condiciones los diferentes retos que se encuentran, como las barreras lingüísticas, la educación y la integración social y laboral.

  • MigApp: una aplicación del IOM (International Organization for Migration) que ofrece apoyo para migrantes, viajeros y expatriados a más de 180 países, con funciones como transferencias monetarias e información relevante y fiable para ayudar a tomar decisiones.
  • Love Europe: aplicación dedicada a la integración social de las personas inmigrantes, ayudándoles a encontrar lugares y eventos sociales para conocer gente.
  • MyWelcome: proyecto dirigido tanto a los inmigrantes como a los trabajadores sociales que gestionan los procesos de integración y acogida en España, Alemania y Grecia. Se trata de un asistente con inteligencia artificial que conversa con la persona y ofrece una atención personalizada en función del historial, el contexto y las necesidades. Los trabajadores sociales pueden acceder a este registro de datos para entender mejor las circunstancias de cada persona, y así agilizar la búsqueda de historial a la hora de tomar decisiones.
  • FinDaWay: aplicación que se puso en marcha a mediados de 2021 en la zona del Var en el sur de Francia y que proporciona a los inmigrantes, especialmente a los solicitantes de asilo, consejos prácticos y ayuda con cuestiones legales como, por ejemplo, su situación administrativa. También se incluyen lugares donde encontrar comida, servicios de lavandería, centros de día que están cerca y lugares donde pueden ir para cuidar su salud.
  • Mobilearn: esta aplicación creada en Suecia ofrece información clave sobre temas gubernamentales, interacción social, alojamiento, educación y formación en la lengua.
  • Ankommen: una app alemana que ofrece apoyo a las personas que llegan a Alemania durante las primeras semanas, cubriendo información legal y sobre alojamiento, trabajo y cultura.
  • Refugee Buddy: aplicación creada por Cruz Roja que funciona en Países Bajos, Noruega y Canadá, y proporciona información actualizada sobre los servicios disponibles para las personas refugiadas y demandantes de asilo para ayudarles a instalarse.
  • Merhaba Umut: aplicación turca para usuarios que hablan árabe, que les ayuda a orientarse en su nuevo entorno mediante GPS y contiene información sobre noticias, servicios públicos, burocracia y lengua.  
  • Ghrebtna: aplicación destinada a los refugiados sirios en Turquía, que les ofrece soporte en los procesos para conseguir asilo y trabajo y para superar las barreras de lenguaje.
  • TimePeace App: app desarrollada en Reino Unido que tiene el objetivo de conectar personas migradas y locales para compartir habilidades, tiempo e ideas. 

Referencias

[1] Creating a Chatbot for and with Migrants: Chatbot Personality Drives Co-Design Activities https://dl.acm.org/doi/10.1145/3357236.3395495

[2] The first two weeks of the cash program for basic needs for Ukrainian refugees in Poland. Reliefweb. https://reliefweb.int/report/poland/first-two-weeks-cash-program-basic-needs-ukrainian-refugees-poland

[3] Swedish Public Employment Service’s status report of the work with ‘fast tracks’. Comissió Europea. https://ec.europa.eu/migrant-integration/library-document/swedish-public-employment-services-status-report-work-fast-tracks_de

[4] Primero is putting children first.  https://www.primero.org/

[5] Refugees Welcome International: https://www.refugees-welcome.net/

Actualitat

52 profesionales del Grupo Àuria y de 5 ABSS de Girona en el curso “Del ACP al Apoyo Auto-dirigido”

52 profesionales del Grupo Àuria y de 5 ABSS de Girona en el curso “Del ACP al Apoyo Auto-dirigido”

Un total de 25 profesionales de Servicios Sociales de la Vegueria de Girona están siguiendo desde el 23 de septiembre una nueva edición del curso de formación “De la Atención Centrada en la Persona al Self-directed Support” de la Fundación iSocial.
El Grupo Alba se convierte en la decimocuarta entidad miembro de iSocial

El Grupo Alba se convierte en la decimocuarta entidad miembro de iSocial

El Grupo Alba ha aprobado este mes de septiembre su adhesión a la Fundación iSocial como entidad socia-colaboradora.
¿Cómo pueden ayudar los smartphones en el trabajo social?

¿Cómo pueden ayudar los smartphones en el trabajo social?

Els telèfons intel·ligents poden ser eines de gran utilitat durant les intervencions, tant per als treballadors socials com per a les persones que reben ajuda, amb les aplicacions i mesures de seguretat adequades.
Usos del machine learning en los servicios sociales

Usos del machine learning en los servicios sociales

El ‘machine learning’ ha empezado a implementarse en diversos ámbitos de los servicios sociales, como la detección del riesgo de exclusión social, del maltrato infantil o del riesgo de suicidio, o el soporte en el diagnóstico social de respuestas y de asignación de recursos. ¿Cómo funciona?

Los servicios sociales frente a las nuevas vulnerabilidades causadas por la digitalización: el e-social work

Los servicios sociales frente a las nuevas vulnerabilidades causadas por la digitalización: el e-social work

, ,
Los servicios sociales frente a las nuevas vulnerabilidades causadas por la digitalización: el e-social work

En la era digital actual, el sector de los servicios sociales se encuentra con la necesidad de especializarse para dar respuesta a los nuevos problemas relacionados con el uso de las tecnologías. Es lo que se conoce como el e-social work. Un nuevo campo de intervención necesario para dar respuesta a unas nuevas vulnerabilidades que agravan muchas situaciones atendidas por los servicios sociales.

La normalización del uso de Internet y de las tecnologías de la comunicación ha generado muchísimos cambios en los procesos de interacción y socialización de las personas, tanto a nivel individual como colectivo, y ha alterado la forma en que consumimos e interpretamos la información. Entre estos cambios se pueden citar una serie de ventajas, como la comodidad y el ahorro de tiempo y gastos de transporte. Para los trabajadores sociales, con la formación adecuada, el uso de estas tecnologías puede facilitar una asistencia más ágil y de mayor alcance que la atención en formato exclusivamente presencial.

Ahora bien, la rápida fusión de las vidas de muchos individuos con el entorno digital también ha conllevado la aparición de un conjunto de nuevas vulnerabilidades que pueden afectar seriamente al bienestar de las personas, y que en muchos casos derivan de problemáticas ya existentes fuera del mundo cibernético pero que toman otra forma.

¿Más conectados, pero más vulnerables?

Estas nuevas herramientas de comunicación e información, que nos abren ventanas al conocimiento y la interacción de una forma casi ilimitada, tienen el potencial de influir radicalmente en la forma en que cada individuo percibe el mundo. Así, pueden reforzar algunos aspectos positivos de la experiencia humana: por ejemplo, acercarnos a personas y comunidades y ayudar a mantener un sentimiento de pertenencia.

Sin embargo, a la vez que esta capacidad de mantenernos conectados y accesibles puede ser positiva, también nos deja más expuestos y vulnerables a factores a menudo fuera de nuestro control. Es aquí donde radica la problemática asociada a la era digital y donde la innovación en tecnologías y servicios sociales debe desarrollar un nuevo foco de prevención e intervención social.

Además, las desigualdades sociales se ven claramente reflejadas en el uso de las tecnologías, a las que muchos grupos vulnerables no tienen fácil acceso o encuentran barreras. Por ejemplo, las personas con discapacidad suelen chocar con aplicaciones que no son universalmente accesibles. Para las personas mayores, la brecha digital puede acentuar la experiencia de aislamiento y falta de sentido de pertenencia. Para personas en situaciones de maltrato, especialmente las mujeres, las tecnologías pueden suponer un riesgo añadido y una herramienta de control sin la adecuada protección. Para otras personas, especialmente adolescentes y jóvenes, el uso mal gestionado de estas tecnologías puede derivar en adicciones a las redes y plataformas digitales, problemas de salud (sedentarismo, problemas visuales y auditivos, etc.), estrés tecnológico, deterioro de las relaciones en persona y, en casos graves, ciberacoso.

Las principales problemáticas de la nueva realidad digital

Esta revolución en la forma en que nos comunicamos afecta de forma transversal a todos los aspectos vitales, y es inseparable de los servicios sociales u otros tipos de intervenciones. Así, surge la necesidad de fomentar intervenciones especializadas en los problemas y riesgos asociados al mundo digital. Idealmente, estas intervenciones deben formar parte de las ramas de asistencia ya existentes con el fin de ofrecer una atención integral a las personas afectadas. Por ejemplo:

  • Acoso en la escuela que deriva en ciberacoso
  • Violencia de género y tecnologías que se utilizan como herramientas de control
  • Situaciones de tensión en el hogar y riesgo de adicción a las pantallas o sedentarismo
  • Desconocimiento de la ciberseguridad y riesgo de ser víctima de estafas digitales o phishing

Otras veces se pueden dar casos de mal uso de las tecnologías que no responden a situaciones previas, y que pueden causar en las víctimas un profundo malestar e incluso secuelas psicológicas: por ejemplo, el stalking o acoso digital por parte de una persona anónima malintencionada con la que la víctima no tiene ninguna conexión personal.

Esto comporta que el sector de la acción social tenga que adaptarse y desarrollar nuevos protocolos de actuación para dar respuesta a estas vulnerabilidades emergentes, además de tomar conciencia de la problemática y encontrar soluciones a las diversas brechas causadas por el auge de la vida digital. Esto es especialmente importante en muchos perfiles ya vulnerables atendidos por los servicios sociales, para los que estas nuevas vulnerabilidades digitales pueden acarrear un agravamiento de su situación de exclusión, dependencia, aislamiento o violencia.

Estas nuevas actuaciones forman parte de un nuevo ámbito de especialización de los servicios sociales que se conoce como e-social work, y pueden traducirse, por ejemplo, en las siguientes acciones:

  • Mejorar la accesibilidad digital de todos los ciudadanos: enseñar a aprovechar las ventajas de las herramientas digitales y cómo evitar los riesgos que comporta (ciberacoso, estafas, sexting, fatiga social, y grooming en el caso de los niños y adolescentes, entre otros).
  • Prevención de conductas adictivas: informar a los jóvenes y a sus cuidadores sobre los riesgos del uso insano de las tecnologías, y enseñarles un uso positivo y moderado.
  • Creación de protocolos y recursos para casos de violencia digital: por ejemplo, ciberbullying, a menudo vinculado al bullying escolar; ciberacoso o stalking asociados a casos de violencia de género; y situaciones en las que una persona sufre amenazas y otras formas de intimidación por parte de una persona anónima por vías digitales. Existen plataformas como StopHaters, que ofrecen asesoramiento y asistencia a personas que han sufrido algún tipo de violencia digital.
  • Educación sobre el grooming y herramientas de detección: educar a padres, hijos y educadores sobre este tipo de acoso digital en menores, con el fin de prevenirlo y detectarlo.
  • Educación sobre seguridad digital: informar a la ciudadanía sobre las pautas básicas para protegerse de ciberataques (como el phishing o las estafas digitales) y mantener el control sobre los datos personales para no exponer información sensible. Los adolescentes, en particular, son proclives a compartir ciertos aspectos de su día a día, como los sitios que visitan, que pueden dar información sobre sus hábitos y vulnerabilidades a personas malintencionadas.
  • Creación de espacios de apoyo y seguimiento: ya sea individualizado o colectivo, dentro de las plataformas o redes sociales, que tienen la responsabilidad de garantizar la seguridad de los usuarios.
  • Desarrollar herramientas según el principio de “seguridad por diseño”: tal y como propone la iniciativa Safety by Design, es prioritario que las herramientas y plataformas se desarrollen situando la seguridad en el centro del proceso, y que permitan al usuario conocer los términos de uso con claridad y tener más control sobre su propia seguridad.

El trabajo social en el nuevo paradigma

Cada vez son más las iniciativas que dentro de los servicios sociales intentan dar respuesta a estas nuevas problemáticas.

En el ámbito de las personas mayores, podemos mencionar a SEAP, un servicio del Consejo Comarcal del Baix Llobregat, en Cataluña, que fomenta el buen trato hacia las personas mayores y respuestas eficaces a sus situaciones de fragilidad, entre ellas todas las que tienen que ver con la brecha digital.

En el ámbito de la salud mental, en España la plataforma digital SOM Salut Mental 360, de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, ofrece información y numerosos recursos relacionados con las nuevas vulnerabilidades digitales, como el ciberacoso y otros. O en EE.UU. y en Italia donde se ha extendido entre la gente joven el servicio WOEBOT, un agente de conversación (chatbot) que ayuda a afrontar situaciones de malestar, como aquellas derivados de las vulnerabilidades digitales y el uso de las redes sociales.

En el ámbito de la discapacidad, existen un sinfín de iniciativas que ayudan a reducir la brecha digital de las personas. Podemos mencionar, por ejemplo, Easy reading, una herramienta de Alemania que permite hacer las páginas web accesibles a las personas con discapacidades cognitivas; o Voiceitt, un asistente de voz desarrollado en Israel para personas con deficiencias del habla.

Estas iniciativas, entre otras muchas, son ejemplos de cómo la tecnología, con los protocolos adecuados, se puede utilizar para reforzar la seguridad de las personas dentro y fuera de la realidad digital. Sin embargo, todavía hay un largo camino por recorrer hasta que contemos con soluciones claras y estandarizadas que minimicen las vulnerabilidades inherentes al auge digital.

A largo plazo, el trabajo social (o e-social work, en particular) tiene por delante una serie de retos relacionados con esta nueva realidad. A pesar de tener una cierta visión general, todavía no se cuenta con datos detallados y predictivos sobre cuáles son -y serán- las situaciones en que se requiera intervención, y qué necesidades y demandas tendrán las personas al utilizar las herramientas digitales actuales y futuras.

Además, también es necesario dedicar esfuerzos a identificar qué necesidades tiene el sector de la acción social para responder a estas situaciones, y a desarrollar sistemas en concordancia, para analizar el panorama y establecer mecanismos holísticos destinados a proteger a la ciudadanía, tanto en el entorno digital como fuera del mismo, a través de la asistencia especializada.

Referencias

[1] Trabajo social on-line. El futuro de la intervención social. Digitum. Disponible en: https://digitum.um.es/digitum/bitstream/10201/51373/1/Trabajo%20social%20on-line.%20El%20futuro%20de%20la%20intervenci%c3%b3n%20social.pdf

[2] Los Servicios Sociales en la Era Digital. Escola de l’IGOP. Disponible en: http://escoladeligop.com/wp-content/uploads/2021/09/TFM_PSAC_Ismael_Ot_Padilla.pdf

[3] Six ways tech can help end gender-based violence. UNICEF. Disponible en: https://blogs.unicef.org/east-asia-pacific/six-ways-tech-can-help-end-gender-based-violence/

[4] StopHaters. Asociación contra el ciberacoso. Disponible en: https://www.stophaters.es/ 

[5] Safety by Design. E-Safety. Disponible en: https://www.esafety.gov.au/industry/safety-by-design

Actualitat

52 profesionales del Grupo Àuria y de 5 ABSS de Girona en el curso “Del ACP al Apoyo Auto-dirigido”

52 profesionales del Grupo Àuria y de 5 ABSS de Girona en el curso “Del ACP al Apoyo Auto-dirigido”

Un total de 25 profesionales de Servicios Sociales de la Vegueria de Girona están siguiendo desde el 23 de septiembre una nueva edición del curso de formación “De la Atención Centrada en la Persona al Self-directed Support” de la Fundación iSocial.
El Grupo Alba se convierte en la decimocuarta entidad miembro de iSocial

El Grupo Alba se convierte en la decimocuarta entidad miembro de iSocial

El Grupo Alba ha aprobado este mes de septiembre su adhesión a la Fundación iSocial como entidad socia-colaboradora.
¿Cómo pueden ayudar los smartphones en el trabajo social?

¿Cómo pueden ayudar los smartphones en el trabajo social?

Els telèfons intel·ligents poden ser eines de gran utilitat durant les intervencions, tant per als treballadors socials com per a les persones que reben ajuda, amb les aplicacions i mesures de seguretat adequades.
Usos del machine learning en los servicios sociales

Usos del machine learning en los servicios sociales

El ‘machine learning’ ha empezado a implementarse en diversos ámbitos de los servicios sociales, como la detección del riesgo de exclusión social, del maltrato infantil o del riesgo de suicidio, o el soporte en el diagnóstico social de respuestas y de asignación de recursos. ¿Cómo funciona?

Riesgos y beneficios de la intervención social en remoto

Riesgos y beneficios de la intervención social en remoto

, ,
Riesgos y beneficios de la intervención social en remoto

La transformación digital ha afectado radicalmente la forma de comunicarnos. El sector de los servicios sociales no es la excepción. ¿Qué ventajas tiene la intervención social en remoto y qué resistencias presenta?

La pandemia de la COVID-19 ha forzado cambios rápidos en casi todos los ámbitos laborales, educativos y personales. Esta necesidad de readaptación ha puesto de relieve las limitaciones de los sistemas actuales, ante una situación en la que muchas personas vulnerables o con necesidades especiales se han encontrado con barreras y dificultades para acceder a los servicios habituales.

Por un lado, el distanciamiento social ha impulsado el desarrollo de nuevas herramientas y programas en remoto que buscan la innovación para seguir proporcionando servicios de la forma más eficiente posible a los colectivos vulnerables, venciendo las barreras digitales, físicas y logísticas. También han cobrado relevancia algunas herramientas de comunicación que ya existían, pero no se habían normalizado en el entorno profesional.

Por otra parte, a raíz de esta situación, se ha puesto sobre la mesa el debate que contempla los riesgos y beneficios de la intervención social en remoto. Este debate, que ya existía desde hace años, despierta opiniones polarizadas que giran en torno a preguntas de tipo ético, práctico y estratégico: por ejemplo, ¿hasta qué punto se puede optimizar la protección de datos y la confidencialidad de las personas en el uso de tecnologías de intervención social? ¿Qué resistencias y dificultades pueden tener las personas a la hora de utilizar estas herramientas?

Las barreras y resistencias de la intervención social en remoto

La rápida adaptación de las tecnologías a los diferentes ámbitos ha marcado, sin duda, un antes y un después, produciendo cambios en los hábitos de la población y en la manera de consumir servicios y productos. En muchos casos, la asistencia telemática ha sido fácilmente acogida por las comodidades que supone en términos de tiempo y desplazamientos. Sin embargo, en el ámbito de los servicios sociales, dada la naturaleza de estas intervenciones, se han observado algunas desventajas en la comunicación telemática que causan preocupación. Estas son las principales:

  • Las limitaciones de la interacción y los matices que se pueden perder por videollamada. El lenguaje no verbal, como el contacto visual, la postura corporal y los gestos, como los asentimientos, ayudan a comunicar respeto y atención y son importantes a la hora de establecer una relación de confianza con la persona que recibe ayuda. En las videollamadas, el ángulo de la cámara dificulta el contacto visual. Además, en muchos casos, las habilidades interpersonales de los trabajadores sociales se han desarrollado cara a cara y puede resultarles difícil adaptarlas al contexto digital.
  • La elevada dificultad para detectar factores de riesgo. Por ejemplo, de manera telemática puede ser difícil realizar una evaluación de la tensión en un hogar con situaciones de abuso o de violencia doméstica, ya que la privacidad de la persona y su libertad para comunicarse pueden verse afectadas.
  • Las habilidades digitales de todas las personas implicadas en la intervención. El uso de tecnologías es una barrera para algunos individuos, especialmente para los grupos de edad más avanzada que no están familiarizados con herramientas digitales como las videollamadas, y que se encuentran en riesgo de quedarse atrás debido a la brecha digital.
  • El desconocimiento y consentimiento en el uso de datos de las personas. En muchos casos, especialmente con usuarios que no están familiarizados con herramientas digitales, existe una carencia de conocimiento sobre el uso de datos de las aplicaciones y algunas personas pueden estar dando consentimientos sin saberlo.
  • Límites personales y profesionales. En ocasiones, los trabajadores sociales pueden utilizar herramientas como chats y videollamadas para ponerse en contacto con las personas que necesitan asistencia. Aunque la telecomunicación tiene muchas ventajas, a algunos trabajadores y trabajadoras sociales les preocupa que esto pueda invadir los límites entre la vida profesional y la vida personal, tanto en horarios laborales como en confidencialidad.

¿Qué soluciones existen para estas barreras y resistencias?

Cabe destacar que, a pesar del listado de barreras, el desarrollo de las relaciones entre profesionales y personas asistidas es complejo y depende también de una serie de factores: la personalidad de ambas partes, los comportamientos, las experiencias previas, los valores y las influencias comunicativas de la relación, entre otras. La eficacia y las barreras de las intervenciones en remoto pueden variar y, en algunas situaciones, presentar muchas más ventajas que inconvenientes.

Éstos son algunos ejemplos de las ventajas:

  • Ahorro de tiempo y gastos de desplazamiento. Algunas personas atendidas se encuentran en situaciones económicas difíciles y los gastos de desplazamiento pueden suponerles un esfuerzo añadido. Además, muchos menores, jóvenes, ancianos o personas con discapacidad dependen de sus cuidadores para los desplazamientos. En estos casos, las comunicaciones en remoto actúan como herramienta de inclusión.
  • Flexibilidad. En ocasiones, el tiempo de desplazamiento y los horarios pueden ser una barrera. La comunicación digital tiene la ventaja de la inmediatez y flexibilidad, tanto para los trabajadores sociales como para los beneficiarios de los servicios.
  • Comodidad. En algunos casos, es posible que una persona se sienta más cómoda pidiendo ayuda por canales digitales desde su zona de confort que acordando encuentros presenciales. Existen casos de personas que quizás no accederían a los servicios si no existiera la opción online. Además, éstos también favorecen a las personas con problemas de movilidad.

Gracias a estas ventajas, una parte importante del sector de la acción social contempla los mencionados riesgos como un reto que vale la pena afrontar para idear y desarrollar herramientas que posibiliten la coexistencia de la práctica en remoto y la práctica tradicional, de modo que siempre se garantice la eficacia y confidencialidad del servicio. Algunas experiencias de éxito en el ámbito de los servicios sociales están demostrando hoy que esto es posible, como el servicio de acompañamiento remoto DigiContact de los Países Bajos, el servicio de apoyo psicosocial Ipso de Alemania, el servicio de intervención grupal Circles de Estados Unidos, o la aplicación para jóvenes Flapp! desarrollada en Cataluña por la Fundación iSocial.

Intervención social en remoto: ¿qué se debe tener en cuenta?

Como hemos visto, la eficacia de las intervenciones sociales en remoto depende de un conjunto de factores a evaluar en cada caso, considerando los aspectos éticos y prácticos. Teniendo en cuenta la rápida transformación digital, es de esperar que la formación de los trabajadores sociales incluya, cada vez con mayor frecuencia, habilidades con herramientas digitales que se adapten a las nuevas necesidades de la ciudadanía. Así pues, la transformación del sector de la acción social gira en torno a cuatro ejes: accesibilidad, alfabetización, igualdad y empleabilidad.

Para garantizar la seguridad y calidad de las intervenciones sociales en el entorno digital, es necesario aplicar algunas directrices:

  • Facilitar la alfabetización digital de los grupos menos familiarizados con este tipo de tecnologías. Por ejemplo, en el barrio de la Sagrera de Barcelona se ha puesto en marcha un servicio de acompañamiento en el que los vecinos se ayudan mutuamente en las gestiones que requieren el uso de las TIC, de la mano de personas voluntarias.
  • Facilitar a los trabajadores sociales formación en herramientas TIC que respondan a las necesidades de diferentes casos y perfiles, estableciendo protocolos de confidencialidad y asegurando que ambas partes los conocen y respetan.
  • Asegurarse de que la persona beneficiaria del servicio o atenciónconoce los términos de uso de las tecnologías y que se cuenta con su consentimiento informado.
  • Facilitar el acceso a herramientas e instrumentos (como un ordenador o la instalación de una aplicación) a la persona que recibe el servicio, en caso de que no disponga de ellos.
  • Explicar los límites personales del trabajador social por adelantado, a fin de evitar que la otra persona se sienta rechazada: por ejemplo, explicar que no acepta solicitudes de amistad en las redes sociales por razón de profesionalidad.

Referencias

[1] Remote service delivery during the COVID-19 pandemic: Questioning the impact of technology on relationship-based social work practice. Oxford Academic. Disponible en: https://academic.oup.com/bjsw/advance-article/doi/10.1093/bjsw/bcab242/6460190

[2] Una experiencia. Uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) para la intervención social en servicios sociales. Servicios Sociales y Política Social. Disponible en: https://www.serviciossocialesypoliticasocial.com/una-experiencia-uso-de-las-tecnologias-de-la-informacion-y-la-comunicacion-tic-para-la-intervencion-social-en-servicios-sociales

[3] The Perils and Benefits of Remote Social Work. NYC Reopens. Disponible en: https://nycreopens.com/the-perils-and-benefits-of-remote-social-work/

[4] Conexión comunitaria contra la brecha digital. Ajuntament de Barcelona. Disponible en: https://ajuntament.barcelona.cat/imi/es/noticia/conexion-comunitaria-contra-la-brecha-digital_1049132 [22/04/2022]

Actualitat

52 profesionales del Grupo Àuria y de 5 ABSS de Girona en el curso “Del ACP al Apoyo Auto-dirigido”

52 profesionales del Grupo Àuria y de 5 ABSS de Girona en el curso “Del ACP al Apoyo Auto-dirigido”

Un total de 25 profesionales de Servicios Sociales de la Vegueria de Girona están siguiendo desde el 23 de septiembre una nueva edición del curso de formación “De la Atención Centrada en la Persona al Self-directed Support” de la Fundación iSocial.
El Grupo Alba se convierte en la decimocuarta entidad miembro de iSocial

El Grupo Alba se convierte en la decimocuarta entidad miembro de iSocial

El Grupo Alba ha aprobado este mes de septiembre su adhesión a la Fundación iSocial como entidad socia-colaboradora.
¿Cómo pueden ayudar los smartphones en el trabajo social?

¿Cómo pueden ayudar los smartphones en el trabajo social?

Els telèfons intel·ligents poden ser eines de gran utilitat durant les intervencions, tant per als treballadors socials com per a les persones que reben ajuda, amb les aplicacions i mesures de seguretat adequades.
Usos del machine learning en los servicios sociales

Usos del machine learning en los servicios sociales

El ‘machine learning’ ha empezado a implementarse en diversos ámbitos de los servicios sociales, como la detección del riesgo de exclusión social, del maltrato infantil o del riesgo de suicidio, o el soporte en el diagnóstico social de respuestas y de asignación de recursos. ¿Cómo funciona?

Simon Duffy: “El Apoyo Auto-dirigido sólo propone tratar a todo el mundo como nos gustaría que nos tratasen a nosotros”

Simon Duffy: “El Apoyo Auto-dirigido sólo propone tratar a todo el mundo como nos gustaría que nos tratasen a nosotros”

, ,
Simon Duffy: “El Apoyo Auto-dirigido sólo propone tratar a todo el mundo como nos gustaría que nos tratasen a nosotros”

Hablamos con Simon Duffy, presidente de Citizen Network. Duffy nos explica los beneficios del Self-directed Support o Apoyo Auto-dirigido, qué barreras se encuentra esta metodología y cómo él entiende el papel del trabajo social en la mejora de la calidad de vida de toda la ciudadanía.

¿Que despertó tu interés en el trabajo social?

Me topé de frente con el trabajo social. No soy un trabajador social con formación: por formación, soy filósofo. Mi primer trabajo decente fue como administrador en el NHS (el sistema de salud del Reino Unido), y visitaba una institución en la que había personas con discapacidades intelectuales que vivían encarcelades. Me quedé atónito por las condiciones en las que vivían estas personas, pero también encantado de conocer a la gente maravillosa atrapada allí. Me sentí llamado a cambiar de carrera y comencé a trabajar para dar apoyo a la gente con discapacidades que vivía en la comunidad.

Hoy siento que soy un trabajador social, pero quizás un trabajador social no oficial y a tiempo parcial.

¿Por qué promueves la metodología del Apoyo Auto-dirigido?

Al comenzar a trabajar con gente en la comunidad, me di cuenta de que los nuevos servicios que sustituían a las instituciones no siempre facilitaban que las personas vivieran del todo como ciudadanas. Así que comencé a explorar diferentes maneras de ayudar a la gente a tomar su sitio en la comunidad, a tener sus propios hogares y a acceder a puestos de trabajo, a contribuir a la comunidad, encontrar el amor y hacer todas aquellas cosas que hacen que la vida merezca la pena.

Hay muchas cosas que podemos hacer para ayudar a la gente a vivir una vida satisfactoria y con sentido, pero yo comencé a centrarme en la economía y el empoderamiento. Tengo la impresión de que las personas no tienen suficiente poder. Quizá se les den servicios, pero en realidad no pueden adaptar este apoyo a sus vidas y esperanzas de futuro. En cierto modo, incluso cuando las instalaciones institucionales se cierran, el sistema institucional persiste.

Así que durante más de 30 años he trabajado para crear un nuevo sistema de financiación, control y apoyo. Cuando reunimos estas condiciones podemos crear un buen sistema de Apoyo Auto-dirigido.

Pero el verdadero propósito de este trabajo es mejorar la condición de ciudadano para todos.

¿Es una metodología aplicable a cualquier situación de vulnerabilidad social?

Sí y no.

A veces, la gente tiene una visión demasiado simple del Apoyo Auto-dirigido: se piensan que el Apoyo Auto-dirigido es solo para personas que pueden tomar decisiones fácilmente sin la ayuda de nadie. Pero el Apoyo Auto-dirigido puede funcionar para todo el mundo, si respetamos los principios de la toma de decisiones asistida.

En algunos aspectos, el Apoyo Auto-dirigido funciona mejor para personas con discapacidades y necesidades complejas. Cuando hay conflicto, enfado y retos, a menudo quiere decir que no estamos ayudando a las personas de forma idónea. Debemos escuchar con más atención y adaptar nuestra respuesta para ayudar a que las personas tengan lo que necesitan. Esto significa examinar y enmendar todas las variables. Quizás la persona no tiene suficiente control, o quizás la persona que le ofrece asistencia no es la adecuada, o utiliza un enfoque erróneo. El Apoyo Auto-dirigido debe funcionar para todo el mundo. Pero eso no quiere decir que lo debamos utilizar para resolver todos los problemas. Algunos servicios funcionan mejor cuando se organizan como servicio público: por ejemplo, la asistencia sanitaria de emergencia y el transporte público. Estas cosas se administran mejor con diferentes políticas, porque requieren tener en cuenta las necesidades de toda la población. Lo mismo pasa con el sistema de trabajo social básico. El sistema de trabajo social es la infraestructura, un marco de trabajo en que el sistema de soporte autodirigido debería operar.

Si una persona está interesada en el Apoyo Auto-dirigido en el Reino Unido, ¿qué pasos puede seguir?

En teoría, en Inglaterra y Escocia (y en muchos otros países, como Australia), el Apoyo Auto-dirigido actúa como núcleo del sistema operativo de todas las personas adultas que necesitan apoyo social. La idea es que, después de evaluar tus necesidades, puedas recibir un presupuesto, y dispongas de diferentes opciones para administrar dicho presupuesto de modo que puedas formar tu propio sistema adaptado.

Esta es la teoría. La realidad es más confusa y limitada. Por ejemplo, en Inglaterra, los sistemas de atención residencial tienen permiso para excluirse de este sistema (personalmente, pienso que esto es un error) y, además, el sistema hace otras cosas para desalentar que la gente tome un rol activo en la administración de su propio presupuesto.

Se trata de un patrón internacional. El Apoyo Auto-dirigido está creciendo y lo utilizan cada vez más grupos. Sin embargo, los sistemas y servicios a menudo resisten este crecimiento e intentan reducir su responsabilidad para con la persona.

¿Qué deben hacer los trabajadores sociales para guiar a una persona en el Apoyo Auto-dirigido?

El buen trabajo social impulsa la autonomía de las personas, apoyándolas para que vivan una vida plena e igualitaria como miembros de la comunidad. Nuestro objetivo debe ser ayudar a que todo el mundo contribuya, de forma que las aportaciones únicas de cada persona se valoren. Si los sistemas de Apoyo Auto-dirigido perjudican nuestra habilidad para realizar un buen trabajo social, significa que hay alguna cosa en el sistema que no funciona correctamente.

Hay muchas cosas que podemos hacer para ayudar a que la gente reciba el apoyo adecuado.

A veces, las personas se benefician mucho de entender cómo funciona su presupuesto personal, especialmente si esto les abre nuevas formas creativas de conseguir sus objetivos. Así que los trabajadores sociales se pueden beneficiar de cualquier sistema que facilite que el presupuesto sea transparente, de forma que puedan hablar con la persona y con su red para explorar la mejor manera de utilizarlo.

También es importante utilizar el desarrollo de un buen apoyo para ayudar a la persona a construir una comunidad de aliados a su alrededor, que apoye la toma de decisiones, la planificación, las gestiones y la creación de comunidad.

Lo que no debemos hacer es entender el Apoyo Auto-dirigido como ir de compras. El mero hecho de poder elegir el proveedor de servicios no hace que podamos crear una vida plena. Un buen proveedor de servicios será un compañero y aliado para la persona y se convertirá en un agente activo que le ayude a conseguir sus metas.

¿Qué herramientas hay disponibles actualmente para implementar este modelo?

Esto es una pregunta difícil. Hay muchas herramientas que emergen alrededor de sistemas específicos: herramientas para establecer presupuestos, herramientas de planificación centrada en la persona, acuerdos de toma de decisiones asistida, sistemas para encontrar proveedores de servicios y asistentes personales, para gestionar el presupuesto… No estoy seguro de qué recomendar, pero a veces pienso que nos distraemos un poco con las herramientas y nos olvidamos de utilizar el sentido común.

La mejor herramienta es el corazón humano. Todo se debe juzgar a través de él. 

Hay barreras que pueden impedir que los ciudadanos se beneficien del Apoyo Auto-dirigido?

La principal barrera es el deseo de todos los sistemas de protegerse del cambio. De nuevo, es importante ver que avanzar hacia el uso del Apoyo Auto-dirigido es solo una pequeña parte del movimiento que nos aleja de las instituciones y nos acerca a los derechos humanos y ciudadanos. Es natural que las personas, organizaciones y sistemas entiendan como un reto la idea de que la persona debería tener más poder, y que las prácticas del pasado deberían cambiar y evolucionar.

A pesar de que es posible sentirse enfadado y decepcionado por la lentitud del cambio del sistema, el reto real es encontrar formas de ayudar a que la gente vea todos los aspectos positivos de este cambio. El desarrollo del Apoyo Auto-dirigido real es un proceso orgánico y en evolución, y tenemos que desarrollar estrategias para invitar a más gente a este viaje: no solo la gente que necesita ayuda, sino también familias, proveedores de apoyo, gestores y participantes de la comunidad. El proceso de cambio se fortalece si ayudamos a crear una comunidad de aliados más rica alrededor de este cambio.

¿Puedes mencionar un caso de éxito?

Hay casos de éxito para las personas y para los sistemas. Estos son algunos ejemplos.

Utilizamos el Apoyo Auto-dirigido para ayudar a Patrick a dejar una institución grande y crear su propio hogar en la comunidad. Utilizamos la creatividad para ayudarlo a comprar una casa adecuada y para organizar un equipo de apoyo personalizado. Antes de que se mudase a su casa, Patrick era percibido como una persona muy peligrosa. Pero desde que se mudó a su casa en 1997, ha vivido una vida positiva y productiva dentro de su comunidad. Sin este apoyo personalizado, habría vivido atrapado en un entorno institucional caro y arriesgado. 

Wendy tiene discapacidades intelectuales, y quería un presupuesto personal para poder vivir a su manera. Fue muy creativa con el presupuesto: por ejemplo, en lugar de invertir en un fisioterapeuta, paga a un entrenador personal en el gimnasio. Su solución es más positiva y motivadora para ella. También es una coach activa, que enseña a otras personas con dificultades de aprendizaje los beneficios de tener más control sobre su propia vida.

Para los sistemas, el éxito llega a rachas. Los primeros desarrollos en el Apoyo Auto-dirigido comenzaron en California en 1965, y desde entonces en los Estados Unidos ha habido períodos de crecimiento y períodos de resistencia. Australia también es un ejemplo interesante, ya que los cambios radicales se introdujeron después de una campaña llamada Every Australian Counts (“cada australiano cuenta”). Esta campaña une a las personas, familias y proveedores de servicios en un movimiento conjunto que trata el derecho al Apoyo Auto-dirigido como derecho universal que todo el mundo puede esperar. Ahora, cuando el gobierno de Australia intenta diluir esta reforma, la campaña es muy efectiva ejerciendo presión. Este avance es muy alentador, porque comienza a normalizar el Apoyo Auto-dirigido en un marco social más amplio.

El Apoyo Auto-dirigido no debe percibirse como una metodología nueva y extraña. Solamente es cuestión de tratar a todo el mundo como nos gustaría que nos tratasen a nosotros – como ciudadanos iguales y con toda la plenitud de derechos, merecedores de respeto. Esta metodología debe dar a los trabajadores sociales más poder para realizar su trabajo de forma idónea y en harmonía con los verdaderos principios y valores del trabajo social.

Actualitat

52 profesionales del Grupo Àuria y de 5 ABSS de Girona en el curso “Del ACP al Apoyo Auto-dirigido”

52 profesionales del Grupo Àuria y de 5 ABSS de Girona en el curso “Del ACP al Apoyo Auto-dirigido”

Un total de 25 profesionales de Servicios Sociales de la Vegueria de Girona están siguiendo desde el 23 de septiembre una nueva edición del curso de formación “De la Atención Centrada en la Persona al Self-directed Support” de la Fundación iSocial.
El Grupo Alba se convierte en la decimocuarta entidad miembro de iSocial

El Grupo Alba se convierte en la decimocuarta entidad miembro de iSocial

El Grupo Alba ha aprobado este mes de septiembre su adhesión a la Fundación iSocial como entidad socia-colaboradora.
¿Cómo pueden ayudar los smartphones en el trabajo social?

¿Cómo pueden ayudar los smartphones en el trabajo social?

Els telèfons intel·ligents poden ser eines de gran utilitat durant les intervencions, tant per als treballadors socials com per a les persones que reben ajuda, amb les aplicacions i mesures de seguretat adequades.
Usos del machine learning en los servicios sociales

Usos del machine learning en los servicios sociales

El ‘machine learning’ ha empezado a implementarse en diversos ámbitos de los servicios sociales, como la detección del riesgo de exclusión social, del maltrato infantil o del riesgo de suicidio, o el soporte en el diagnóstico social de respuestas y de asignación de recursos. ¿Cómo funciona?

Hotel Social para personas drogodependientes en situación de sinhogarismo

Hotel Social para personas drogodependientes en situación de sinhogarismo

ABD (Asociación Bienestar y Desarrollo)

Hotel Social para personas drogodependientes en situación de sinhogarismo

Daniela y Paola, dos residentes del Hotel Social

Centro residencial temporal de baja exigencia dirigido a personas drogodependientes que pernoctan en la calle. Se trata de un recurso residencial pionero y único en España, que ofrece alojamiento y cobertura de las necesidades básicas, así como un espacio de acompañamiento profesional para poder hacer un consumo de sustancias supervisado.

Se calcula que el 30% de las personas en situación de sinhogarismo de la ciudad de Barcelona son drogodependientes, un hecho que impide su acceso a la red de albergues y alojamientos municipales para personas sin hogar. Además, vivir en la calle implica un estado de enorme incertidumbre y precariedad que dificulta cualquier proceso voluntario de abandono del consumo de sustancias. Por lo tanto, estas personas se encuentran dentro de una rueda de la que es muy difícil salir. Es por eso que el Hotel Social de ABD no exige la abstinencia de las adicciones para entrar en el centro, sino que ofrece un seguimiento individualizado de cada persona drogodependiente sin imponerle ningún compromiso ni punto de partida concreto.

El Hotel Social, que a inicios de 2022 ABD ha sido trasladado a un hotel situado en el barrio Horta-Guinardó de Barcelona que estaba cerrado desde por la caída del turismo provocada por la Covid-19, tiene una capacidad para 50 personas y cuenta con habitaciones individuales, comedor y salas polivalentes, entre las cuales hay una sala abierta por aquellos residentes que necesitan consumir. En la sala hay enfermeras, psicólogos y a veces un médico, así como el material necesario para hacerlo con las máximas garantías higiénicas. Se trata, pues, de un ambiente en el cual profesionales y usuarios establecen relaciones de confianza que facilitan la recuperación y el seguimiento personalizado.

Otro de los aspectos innovadores de este nuevo Hotel Social respecto a otros recursos es que el albergue trabaja con perspectiva de género, dado que el 50% de las plazas están reservadas a mujeres y cuenta con espacios no mixtos y grupos para trabajar las violencias machistas. También tiene espacios para personas con movilidad reducida y plazas para víctimas de violencias machistas.

En definitiva, se trata de un proyecto que trabaja para la inclusión social de personas doblemente excluidas socialmente: sin hogar y drogodependientes.

El Hotel Social abrió durante la pandemia, en el 2020, en una equipación provisional, y desde 2022 cuenta con un edificio definitivo en un antiguo hotel. Después de este año y medio en funcionamiento y habiendo pasado ya 200 residentes, los profesionales del Hotel Social han podido constatar una mejora sustancial del estado emocional y de salud de las personas residentes, una parte de las cuales han hecho un tránsito satisfactorio hacia otros alojamientos más autónomos.

ADB Associació Benestar i Desenvolupament

Inclusively, plataforma digital de búsqueda de trabajo para personas con discapacidad

Inclusively, plataforma digital de búsqueda de trabajo para personas con discapacidad

Inclusively

Inclusively, plataforma digital de búsqueda de trabajo para personas con discapacidad

Imagen extraída de Inclusively.

Plataforma digital por la inclusión laboral de las personas con discapacidad, ya sea física, intelectual, sensorial o con enfermedad mental. Conecta a las personas con discapacidad con empresas comprometidas al proveer puestos de trabajo adaptados a sus necesidades. Además, también cuenta con asesores laborales que trabajan directamente con los candidatos para mejorar su perfil y acompañarlos en suya investigación de trabajo.

La plataforma funciona de forma que los candidatos puedan filtrar las ofertas de trabajo según las condiciones que necesiten, por ejemplo de accesibilidad física, lectores de pantalla, horario flexible, etc. El objetivo es que las empresas, tengan la medida que tengan, ofrezcan los trabajos correctos en función de las habilidades, capacidades y experiencia de cada candidato.

Por otro lado, para poder garantizar las condiciones laborales adecuadas a los puestos de trabajo la plataforma ofrece formación a las empresas a fin de que adapten sus entornos laborales porque los trabajadores con algún tipo de discapacidad puedan desarrollar todo su potencial.

Se trata de una plataforma que ofrece una igualdad de oportunidades en la investigación de trabajo a las personas con discapacidad, así como la oportunidad para las empresas de encontrar talento y experiencia entre las personas del colectivo.

Inclusively